Cambiemos nuestros hábitos alimentarios como primer paso a la prevención de las enfermedades y la promoción de un envejecimiento saludable

El mundo actual nos muestra una realidad profundamente interesante, muy seria y desafiante. Cada día más personas llegan a edades antes impensables como los 80, 90 y 100 años. Basta recordar que en la Lima de los años 50 la esperanza de vida promedio llegaba a los 50 años, pues la gente moría joven por enfermedades que en la actualidad se pueden prevenir. A la fecha, en Lima la esperanza de vida en promedio llega a los 70 años.

Esta reflexión a nivel mundial ha generado varias interrogantes, entre la que se destaca: ¿Cómo hacer para poder llegar a edades avanzadas con autonomía y capacidad funcional adecuadas que nos permitan seguir siendo independientes tanto desde el punto de vista físico, mental y emocional?

En la ciudad japonesa de Okinawa, la expectativa de vida, los índices de salud son tan altos que se han convertido en un ejemplo a seguir en términos de una alimentación saludable, actividad física sostenida y control del stress.

En el presente artículo intentaremos darle respuesta a esta interrogante, que tiene que ver con la palabra prevención, y daremos algunos consejos generales.


MODIFICACIÓN DE LOS ESTILOS DE VIDA

El estado de salud, entendido como el estado e bienestar bio-psico-social del individuo, depende de muchas varibales, entre las cuales destaca de manera muy importante el estilo de vida que tiene la persona, su familia y su sociedad. En la actualidad las organizaciones internacionales como la OMS, los Estados y todas las sociedades científicas vienen trabajando por impulsar estilos de vida saludables, como un elemento que permita prevenir las enfermedades, mejorar su control y promover un envejecimiento saludable.

 

ALIMENTACIÓN, VITAMINAS Y OLIGOELEMENTOS

El primer elemento de suma importancia y trascendencia es la alimentación, la cual debe ser balanceada en calidad y cantidad. Debemos comer para vivir y no vivir para comer. Es importante reflexionar y tomar conciencia desde épocas muy tempranas de la vida, desde la niñez y en todas las etapas, de la real importancia de una buena alimentación.

Debemos tener en cuenta los siguientes conceptos:

- Es recomendable un buen desayuno y un buen almuerzo. En la noche el alimento debe ser más ligero.

- Es recomendable ingerir una proporción equilibrada de calorías, proteínas y grasas de origen vegetal, de acuerdo al nivel de actividad física desarrollado. Evitar el exceso de azúcares refinados y harinas.
- Es muy importante promover la ingesta de verduras y frutas en forma diaria. La OMS está promoviendo una campaña acerca de la necesidad del consumo de 5 frutas y 5 verduras diariamente para la prevención de enfermedades metabólicas.

- Es importante promover la ingesta de alimentos ricos en calcio y fibras, favorecer la ingesta de carnes blancas (pescado, aves) y restringir las carnes rojas. Evitar al máximo las frituras. Evitar el consumo excesivo de mariscos.

- Es muy importante la ingesta de cantidades adecuadas de agua. Salvo que exista una contraindicación medica explicita, es recomendable la ingesta de por lo menos l litro de agua al día, mayor en épocas de intenso calor.


Es necesario que modifiquemos nuestros hábitos alimentarios como primer paso a la prevención de una serie de enfermedades y la promoción de un envejecimiento saludable.

La principal fuente de vitaminas son las frutas y las verduras. Su ingesta regular le asegura una cantidad adecuada de vitaminas antioxidantes y oligoelementos (calcio, magnesio, zinc) necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.


ACTIVIDAD FÍSICA Y DEPORTE

“El movimiento es vida” dice una frase comúnmente dicha y recordada desde todos los tiempos. Esa es una gran verdad que en los tiempos modernos de automóviles, buses, aviones, telecomunicaciones, grandes tecnologías, se hace necesario recordar y poner en práctica. En muchos países desarrollados y en vías de desarrollo, la modernidad ha impuesto nuevas formas de vida que tienen en común el sedentarismo, el cual hay que combatir.

Hay evidencia científica de que el sedentarismo es un factor de riesgo para enfermedades y complicaciones de las mismas.

Son importantes en este sentido las ventajas que tiene el desarrollar una actividad física, regular, sostenida y adaptada a las particularidades y necesidades de cada individuo.

La actividad física mejora el tono y la fuerza muscular, mejora la circulación coronaria y general, mejora la respiración, mejora la oxigenación del organismo, evita la progresión de la osteoporosis, mejora la vitalidad y combate el stress. Existe evidencia científica de las bondades de realizar actividad física regular. Ello supone una toma de conciencia, un compromiso con uno mismo, dejar atrás "la flojera" y decidirse a iniciar caminando 30 minutos diarios a paso normal, para logar mejorar el estado físico.

Es bueno que usen su bicicleta estacionaria los que desean, y continúen practicando la natación para aquellos que tiene esta práctica. El sedentarismo por el contrario, le traerá una serie de problemas a nivel de los músculos, huesos, circulación, respiración. etc. Si puede con su familia y/o amigos salir por lo menos tres veces por semana a caminar: hágalo. Es una buena inversión.

Si no puede salir, hágalo en su casa. Supere todos los obstáculos que impiden que usted camine. Decídase a participar en el Tai Chi que mejorará el estado físico y armonizará su organismo.


CONTROL DEL STRESS Y RELAJACIÓN

El stress, entendido como una sobrecarga sea física y/o emocional sobre el organismo que genera un estado de fatiga, nerviosismo, irritabilidad, disminución de la capacidad funcional, y es producido por una serie de factores tales como sobrecarga de trabajo, sobrecarga de preocupaciones, enfermedad, factores socio-familiares adversos.

Los factores que generan stress en la persona, pueden ocasionar en el organismo elevación de la presión arterial, elevación de la glucosa en la sangre, incremento de la ansiedad, sentimientos depresivos, alteraciones en el sueño, alteraciones en la esfera sexual, etc. Está claro que el stress es un factor negativo para la salud del organismo y por consiguiente es necesario combatirlo.

Es importante tener un concepto claro de la necesidad de mejorar a diario la calidad de nuestra vida, evitar las preocupaciones innecesarias, evitando la sobrecarga de trabajo y programando en el día el horario de descanso y sano entretenimiento.

Es importante descansar en horarios adecuados, evitar el consumo de cigarrillos y el alcohol en exceso, salir de paseo todos las semanas, ver en la televisión programas agradables en compañía de la familia, ir cada cierto tiempo al cine, realizar tareas manuales sencillas que nos sirvan de entretenimiento, por ejemplo, practicar la pintura, escuchar música agradable y suave, reunirse con familiares y amigos para conversar y compartir experiencias, realizar Tai Chi o ejercicios de relajación y meditación.