La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por el incremento del azúcar (glucosa) en sangre. Independientemente del tipo de diabetes, hay que remarcar que parte importante del tratamiento incluye la prevención de las crisis: la hiperglicemia y la hipoglicemia.

La hiperglicemia es el exceso de glucosa en sangre (valores mayores de 180 mg/dl). Usted puede sentir aumento de la sed, del apetito, del volumen y frecuencia urinarios, del sueño, pérdida de peso, visión borrosa. Una elevación de glucosa puede ser muy peligrosa si no se controla pudiendo llegar incluso al coma. Entre las causas de la hiperglicemia tenemos: no cumplir con la dieta, medicación insuficiente, presencia de un cuadro infeccioso (en su mayoría infecciones de las vías urinarias).

La hipoglicemia es la baja de glucosa en sangre (valores menores de 60 mg/dl). Puede ser incluso mas peligrosa que la hiperglicemia pues el cerebro se nutre de la glucosa y la falta de ésta puede provocar daño cerebral y muerte. Puede ser provocada por: no cumplir con la dieta (comer poco o nada), dosis excesiva de pastillas o insulina, infecciones, ejercicio exagerado. Por esto prevenir es importantísimo.


Cómo prevenir la crisis de diabetes:

1.Siga las recomendaciones alimentarias que le da su endocrinólogo y nutricionista. ¡Es lo más importante, la base del tratamiento!

2.Haga actividad física. El ejercicio mejora la utilización de insulina. Tenga en cuenta que el ejercicio intenso puede producirle bajas importantes de glucosa, si usted no ha comido previamente. Avise a su médico del tipo y frecuencia de actividad física que piensa realizar para ajustar la dosis de sus pastillas o insulina.

3.Tome su medicación o aplíquese su insulina como se la indica su endocrinólogo. Hago hincapié en que las pastillas y la insulina no son carta libre para comer lo que se le antoje o peor, dejar de comer. ¡Medicación sin régimen alimentario no funciona!

4.Aprenda a reconocer los síntomas de la hiperglicemia: sed, aumento del apetito, sueño excesivo, visión borrosa, pérdida de peso y los de la hipoglicemia: sensación de hambre, frío, sudoración fría, trastorno de la conducta (agresividad, habla incoherente, etc.).

5.Si presenta una infección, puede subirle o bajarle la glucosa. Si no puede comer (por ejemplo cuando hay vómitos), es preferible no administrarse la insulina o tomar las pastillas. No vacile en acudir a su médico, quien le dará el tratamiento más adecuado.

 

Dra. Clorinda Medina Viglienzoni
Médica Endocrinóloga